LAS ESTRELLAS EN LA SAGRA

Este verano alguien tubo la idea de subir una noche oscura de luna nueva a la Sagra, la idea no es nueva, pero la experiencia para todos los  participantes si que lo es. Hemos subido muchas veces allí. Las circunstancias y experiencias siempre son diferentes. En estío  una de las actividades que desde Adenow, cada año se realiza de forma espontánea por parte de sus socios, es la nocturna de la Sagra, cualquiera puede soñar con ver las estrellas,  pasar una noche mirando al cosmos, ver el  amanecer espectacular desde este otero tan singular.
Las predicciones de los astros nos dicen que el sábado 24 de julio de 2011, a partir de las 23´00h. La noche será perfecta, el cielo radiante al brillo de millones de diamantes y sobre un raso negro inmenso, la cúpula celeste nos conmueve durante la ascensión.
El cielo esta raso como ojo de Grillo, Juan rezaba para que así fuese, el tiempo esta chungo decía, y el chungo era él. En el refugio a las 23´25h. Petado, como sardinas en lata, a Juan se le cae el alma encima, su propósito era dormir allí. Está de veras fatal.
Comenzamos a subir sin luna pero sin pausa. La noche estupenda. A las 01´30h. Estamos en la Cima. Como los Vivac están llenos nos vamos a dormir a la maja  la Sagra Chica.
Juan donde vas? A dormir.
Esta claro!
Benito esta también con la pájara. Esta mañana se han chupado una de bicicleta que los ha dejado para el arrastre.
Los demás con ganas de celebrar una fiesta aquí que no molestamos nos disponemos a descorchar el vino que Antonio trae para celebrar el evento. Kety pone los aperitivos. Jamón de Mono (revuelto de frutos secos). Un vino español a las tres de la madrugada más o menos, y en lo oscuro. Aquí puede pasar de todo, la botella para cuatro, emborracharnos no nos vamos a emborrachar pero reírnos ya veras:
Encima la esterilla cuesta abajo, pronto las avellanas echan a correr, el vino que no se caiga. Dice Antonio: Ten cuidado Alfonso.
Tranquilo que lo paso, sobre el mantel algo discurre rodando.
Eh! que malo esta esto, valla aperitivo más malo! La mano y la noche se alían para poner en mis labios un siniestro manjar: Cagarutaaaaaaaa! de  maja.
Da me vino Antonio que no la puedo pasar....
Al amanecer Pili: hecha las fotos más espectaculares que jamás vereís de la Sagra, porque no me las pasa.
Kety, el amanecer: Dice Pili,  dejanos dormir.
Llegan las  cabras a la carrera, están  lejos? No están aquí y cabreadas, por que les hemos quitado su sitio.
Nos miran y no se van, nos tenemos que levantar, desayunar y bajar tras anotar en el libro de cumbre algo para recordar. 
Bajando nos sorprende un abuelo con unos 80 añitos, llegando a la parte alta de la pedrera. Chaqueta clásica, boina y galla. Pregunta por las cabra, no pide ni agua, y se va a recogerlas, o  a ver donde están, la cuestión es hacer deporte. Cada cual tiene su motivo para subir a la Sagra.
A las 11´00h. estamos en los collados  en Almaciles paramos para almorzar y a casa. La subida estival   Sagra 2011,  es un recuerdo ya.
                                                                                                       fdo. Alfonso Giménez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Alguién dijo...

"Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena.

Ingmar Bergman

contador de visitas METROS.
Gracias por vuestras visitas.